Emiratos Arabes Unidos

©2018 por Rashid Garcia. Todos los derechos reservados

Saca la Mano, Antoine

Partido raro en octavos, Francia le había dado vuelta el partido a una Argentina que parecía sacar goles imposibles de la galera, los galos arrancan una contra por derecha y la pelota deriva en el duendecito, que arranca bien de ocho, va para el medio y tiene campo para atacar, pero se frena, levanta la cabeza y de reojo nota una aberración táctica: ambos laterales propios estaban en ataque, saca la mano para un lado, hace un aspaviento y manda de inmediato a Lucas Hernández a recular, enseguida espera y toca atrás...

 

Toma mate.

 

Partido sensible en cuartos, él se siente uruguayo pero Luis Suárez se ocupó de ponerle en claro que no lo es, que no puede sentir como ellos. Lucho buscaba evitar la condescendencia de sus guerreros para con el petite monsieur pero Antoine ya le había ganado esa pulseada. Su declarado agradecimiento hacia maestros y compañeros charrúas y esa irresistible sonrisa con la que proclama su amor sincero por el paisito fueron anestesia para la fiereza celeste y no recibió ni una sola entrada fuerte en todo el partido...

 

Toma mate.

 

Partido chivo en semis, Bélgica es el equipo de onda, el modelo a seguir, el candidato de todos. El impredecible De Bruyne consigue una pelota en tres cuartos, limpia a un par y descarga la pelota hacia la izquierda para la llegada por el ciego de un Eden Hazard en estado de gracia, si recibe ahí Les Blues estarán en problemas, el tipo se perfila y te la clava en un ángulo como si nada. Pero la pelota nunca arriba a ese puerto, apenas salía el pase de Kevin, el rubiecito número 7 ya se había barrido en el borde de su área grande para abortar el peligro inminente, para marcar el camino, sin sacrificio no hay premio...

 

Toma mate. 

 

Final del Mundo con poco fútbol y mucho diente apretado, Griezmann ya había avisado: "Si tenemos esa estrella en el escudo, no me importa como juguemos". El tipo ya había fabricado una falta para meter una de sus combas venenosas y complejas de defender, ya había concretado su penal con cínica frialdad y le había bajado a Pogba la pelota en el área hasta conseguir tres goles que parecían imposibles de alcanzar mientras la heroica Croacia dominaba las acciones. Pero todavía quedaba una carta en el mazo del mago que aprendió varios trucos de Martín Lasarte y muchos del Cholo Simeone. Francia sale de contra, Antoine tiene la pelota y el pase clarito para Motoneta Mbappé que pasa como tiro y puede quedar mano a mano si Griezmann es preciso. Pero a seguro se lo llevaron preso y están ganando 3-1, ¿Para qué apurarse?, entonces el 7 de oro se frena, espera por una transición más ordenada y menos vertiginosa, ya con cada soldado en su puesto, la jugada termina en gol del propio adolescente del PSG...  

 

Toma mate.

 

Y ejecuta cada pelota parada con precisión de cirujano, le da a los penales con exactitud y seguridad. Ordena, se ordena, mete, aguanta, chicanea rivales en las conferencias, se lleva la pelota al córner cuando un partido expirando lo encuentra en ventaja, chamuya jueces desde esa sonrisa con la que siempre saca ventaja, maneja tiempos y espacios como nadie en este mundial y acaba la cita descubriendo cuanto pesa la copa del mundo.

 

El goleador del mundial fue Kane, el mejor jugador fue Modric, la revelación fue Mbappé, el más vistoso fue Hazard...

 

Pero Antoine Griezmann saca la mano y reclama su premio al muchachito de la película, al jugador más maradoniano de Rusia 2018. 

 

Tomá mate.     

 

 

 

 


   

 

 

 

Please reload

November 15, 2019

November 15, 2019

November 15, 2019

Please reload

Etiquetas